Ojim.fr
Veille médias
Dossiers
Portraits
Infographies
Vidéos
Faire un don
David Petraeus – Exjefe de la CIA, nuevo magnate de los medios de comunicación en Europa del Este. Investigación completa

29 avril 2018

Temps de lecture : 17 minutes
Accueil | Pascal Houzelot | David Petraeus – Exjefe de la CIA, nuevo magnate de los medios de comunicación en Europa del Este. Investigación completa

David Petraeus – Exjefe de la CIA, nuevo magnate de los medios de comunicación en Europa del Este. Investigación completa

Esta investigación se realizó en los Balcanes el último trimestre de 2017. Es una exclusiva del Observatoire du journalisme y ha sido financiada por nuestros lectores.

La carrera fulgurante de David Petraes, sucesivamente comandante jefe de las fuerzas internacionales en Irak y Afganistán, director de la CIA, dirigente del gigante financiero KKR y magnate de los medios de comunicación, encarna una nueva forma del poder militar–de seguridad–financiero–mediático.

Una car­rera que, sin embar­go, pare­ció cono­cer un abrup­to tér­mi­no cuan­do un escán­da­lo sex­u­al le obligó a Petraeus a dim­i­tir de la CIA en 2012. Adul­te­rio agrava­do por el hecho de que el gen­er­al de cua­tro estrel­las había men­ti­do durante la inves­ti­gación, y sobre todo había fil­tra­do secre­tos de Esta­do a su amante. Fue con­de­na­do a dos años de cár­cel con sobre­seimien­to de la pena y a una mul­ta de 100.000 dólares: una bagatela en com­para­ción con casos sim­i­lares, como el de Edward Snow­den, que divul­gó, según él, infor­ma­ciones mucho menos con­fi­den­ciales. Petreus sal­ió ade­lante del mal paso. Seis meses después del escán­da­lo fue con­trata­do por el mas­todón­ti­co fon­do de inver­siones Kohlberg, Kravis, Roberts & Como. L. P. (KKR) para diri­gir su Glob­al Insti­tute crea­do hacía poco.

Los Bárbaros de Wall Street

En los años 1979 y 1980, el KKR era el pio­nero del LBO, un “operación de com­pra por apalan­camien­to”, es decir, medi­ante endeu­damien­to masi­vo. El inven­tor de la idea, Jerome Kohlberg, que pron­to se inqui­etó por “la arrasado­ra cod­i­cia que impreg­na la vida mer­can­til”, aban­donó el fon­do que había crea­do y al que sólo le dejó la K al frente de sus siglas. Después de su par­ti­da, fue la segun­da K, Heny Kravis, quien hizo explotar los LBO, dán­dole a KKR el poco hala­gador nom­bre de “Bár­baros de Wall Street” (el best–seller y la pelícu­la Bar­bar­ians at the Gate están ded­i­ca­dos a su históri­co LBO sobre RJR Nabis­co). Sigu­ieron sien­do los campe­ones de este méto­do, pese a que el mis­mo con­duce a menudo a tro­cear o inclu­so a hac­er que­brar a las empre­sas adquiri­das, como sucedió con su otra LBO históri­ca: Ener­gy Future Hold­ings. El mis­mo méto­do es prac­ti­ca­do actual­mente por Patrick Drahi, quien ha con­stru­i­do su impe­rio mediáti­co sobre la base de una colos­al deu­da.

A finales de 2016, Don­ald Trump pen­só en la posi­bil­i­dad de nom­brar a Petraeus jefe de la diplo­ma­cia esta­dounidense, pero el hom­bre se quedó en KKR en cal­i­dad de socio. Kravis y Petraes tam­bién son miem­bros del Coun­cil on For­eign Rela­tions y par­tic­i­pan reg­u­lar­mente en las reuniones del Club Bilde­berg. Kravis figu­ra en el puesto 38º de la lista de judíos más ricos estable­ci­da por el Jerusalem Post.

Empieza la invasión

Tan pron­to como pasó al mun­do de los nego­cios, el antiguo fun­cionario dio mues­tras de sus capaci­dades amplian­do la ya impre­sio­n­ante cartera de KKR. En 2013 el fon­do efec­tuó su primera inver­sión direc­ta en la región de Europa cen­tral y de Europa del Este al com­prar Unit­ed Group (SBB/Telemach) por una suma nun­ca divul­ga­da, pero que se con­sid­era supe­ri­or a los mil mil­lones de dólares. Unit­ed Group reunía a las prin­ci­pales oper­ado­ras del cable, del satélite y de Inter­net de la antigua Yugoslavia, con casi dos mil­lones de abona­dos:

SBB (Ser­bia Broad­band): la prin­ci­pal oper­ado­ra de cable y provee­do­ra de acce­so de Inter­net en Ser­bia, con 700.000 abona­dos;

Telemach: la prin­ci­pal oper­ado­ra de cable y provee­do­ra de acce­sos a Inter­net en Eslove­nia y en Bosnia–Herzegovina;

Total TV: la primera red de tele­visión por satélite de Ser­bia, pre­sente en los seis país de la antigua Yugoslavia;

NetTV­Plus: la prin­ci­pal provee­do­ra de ser­vi­cios de tele­co­mu­ni­cación en Inter­net;

Unit­ed Media: las cade­nas de tele­visión Sportk klub, Cin­e­ma­nia, Ultra, Mini ultra, Lov i ribolov;

CAS Media: la prin­ci­pal agen­cia de com­pra de espa­cios pub­lic­i­tar­ios para la tele­visión por cable y satélite.

El año sigu­iente, en 2014, KKR for­t­ale­ció su poder. A través de Unit­ed Group com­pró el gigante de la diver­sión “turbo–folk” Grand Pro­duc­tion, así como la par­tic­i­pación de con­trol de la oper­ado­ra de cable mon­tene­g­ri­na BBM. Se con­vir­tió en copro­pri­etario del primer per­iódi­co dig­i­tal de Ser­bia, Blic.rs., al adquirir el 49% de Ringi­er Dig­i­tal, S.A., la fil­ial dig­i­tal del grupo de pren­sa suizo. Final­mente, KKR lanzó su propia cade­na de tele­visión region­al, N1 TV, socio exclu­si­vo de CNN, con estu­dios en Bel­ra­do, Zagreb y Sara­je­vo. Medi­ante esta con­tro­ver­ti­da operación, Unit­ed Group se hizo tan­to con la dis­tribu­ción como con la pro­duc­ción de con­tenido. En 2015, el grupo creó otro prece­dente con la primera adquisi­ción de una red móvil —Tus­mo­bil Eslove­nia— por una oper­ado­ra de cable. En 2017 com­pró las activi­dades de Cen­tral Euro­pean Media Enter­pris­es (CME) en Croa­cia y Eslove­nia, entre las cuales figu­ra TV Nova, la cade­na más vista en Croa­cia, cuyo tele­di­ario noc­turno obtiene las prin­ci­pales audi­en­cias, así como POP TV, cuyo tele­di­ario de 24 horas es el prin­ci­pal pro­gra­ma infor­ma­ti­vo de Eslove­nia. Durante este tiem­po, Unit­ed Group sigu­ió amplian­do sus activi­dades en la tele­fonía fija y móvil, absorbi­en­do a sus com­peti­dores, entre los cuales fig­u­ran BHB Cable TV (Bosnia–Herzegovina), Más–kabl (Mon­tene­gro) e Ikom (Ser­bia).

¿Quién esconde a quién?

Los “bár­baros financieros” dirigi­dos por Petraeus han con­sti­tu­i­do un autén­ti­co impe­rio mediáti­co, pero lo han hecho muy disc­re­ta­mente, impi­di­en­do cualquier exa­m­en públi­co. Algu­nas raras inves­ti­ga­ciones, tardías y tim­o­ratas han acaba­do, sin embar­go, rev­e­lando algunos detalles.

En 2015, un informe sobre la estruc­tura de la propiedad y el con­trol de los medios de comu­ni­cación en Ser­bia, elab­o­ra­do por el Con­se­jo por la Lucha con­tra la Cor­rup­ción en Ser­bia, iden­ti­ficó la fal­ta de trans­paren­cia de la propiedad de los medios de comu­ni­cación como el prin­ci­pal prob­le­ma exis­tente. El año sigu­iente, la estruc­tura accionar­i­al de Unit­ed Group fue inves­ti­ga­da por el per­iódi­co esloveno Delo en coop­eración con Orga­nized Crime and Cor­rup­tion Reportin Project (OCCRP).. Su artícu­lo “En el lado oscuro de Telemach” per­mi­tió final­mente a la población de la región echar un vis­ta­zo tras los basti­dores de su prin­ci­pal fuente de infor­ma­ciones. Encon­traron todo un laber­in­to de fan­tas­males sociedades off­shore insta­l­adas en los paraí­sos fis­cales para camu­flar a sus autén­ti­cos propi­etar­ios y cir­cuitos financieros.

Una semirrevelación: el camuflaje es serbio

El gran obje­ti­vo de esta inves­ti­gación era el ser­bio Dra­gan Sola. En 2000 había crea­do KDS, una oper­ado­ra de cable local en Kragu­je­van (Ser­bia) y cuyas rien­das direc­ti­vas sigu­ió man­te­nien­do mien­tras su start–up local sub­ía ver­tig­i­nosa­mente, con­vir­tién­dose en SBB en 2002, en SBB/Telemach en 2012, y en Unit­ed Group en 2013. Nada de aque­l­lo era secre­to. El ver­dadero des­cubrim­ien­to de la inves­ti­gación fue que habría con­ser­va­do un 20% de las acciones, escon­di­das tras la sociedad Ger­rard Enter­pris­es que habría crea­do en 2001 en la Isla de Man.

Este “rey del cable”, reg­u­lar­mente “indisponible para los medios”, nue­vo mag­nate empre­sar­i­al en medio de un dev­as­ta­do paisaje económi­co, es un fla­mante nue­vo rico entre sus empo­bre­ci­dos com­pa­tri­o­tas, con sus jets pri­va­dos, su chalet en el Lago de Gine­bra y su ter­reno de golf que perteneció al rey de Yugoslavia (tam­bién el tren de vida de Petraeus ha dado de qué hablar has­ta en artícu­los del Huff­Post y del Wash­ing­ton Post). Ser­bio en una región donde las rival­i­dades regionales siem­pre son de actu­al­i­dad, ilu­sion­ista que abre tres sociedades off­shore al día y hace desa­pare­cer y luego rea­pare­cer mil­lones de euros como por ensalmo, todo ello sin pagar impuestos: son éstas sufi­cientes razones para que los peri­odis­tas de Delo y los que les sigu­ieron los pasos (Nation­al, Jutarn­ji list, Ekspres…) enfo­quen las luces sobre Solak. Había menos ries­go que si se les seguía el ras­tro a las piezas de caza may­or.

El papel de los embajadores de Estados Unidos

La inves­ti­gación de Delo que tenía por obje­ti­vo pon­er de man­i­fiesto los diver­sos ten­tácu­los de la estruc­tura de propiedad de Unit­ed Group, dejó clara una cosa: los propi­etar­ios se camu­fla­ban tras una serie de pan­tallas. Menos claro resulta­ba saber si Solak forma­ba parte de los propi­etar­ios o era una sim­ple pan­talla. Solak no oper­a­ba solo. Sus financieros del otro lado del Atlán­ti­co, entre los que fig­ura­ba KKR, eran socios may­ori­tar­ios en todas las opera­ciones. Son ellos quienes lo pusieron al frente de Unit­ed Group y velaron por su ver­tig­i­noso ascen­so des­de el comien­zo, como lo ates­tigua un telegra­ma de la emba­ja­da norteam­er­i­cano en Bel­gra­do rev­e­la­do por Wik­ileaks. Es de lamen­tar que no se haya toma­do en con­sid­eración dicha infor­ma­ción, pese a encon­trarse en Inter­net des­de el comien­zo.

El telegra­ma de 2007 está ded­i­ca­do especí­fi­ca­mente a la situación de SBB, a par­tir de su mis­mo títu­lo: “Actuación de Ser­bia Broad­band en un ambi­ente hos­til”. Solak figu­ra como el prin­ci­pal inter­locu­tor de la emba­ja­da, has­ta el pun­to de que cabe plantearse diver­sas pre­gun­tas sobre la nat­u­raleza de su relación con la diplo­ma­cia norteam­er­i­cana. Quien fir­ma dicho doc­u­men­to, el emba­jador Michael Polt, trans­mite las inqui­etudes de Solak a Wash­ing­ton, adjun­tan­do su informe sobre los esfuer­zos norteam­er­i­canos —tan­to de diplomáti­cos como de inver­sores— a fin de solu­cionarlo. Su pre­tex­to: com­bat­ir el dominio del mer­ca­do ejer­ci­do por la oper­ado­ra públi­ca Telekom, que “uti­liza tác­ti­cas agre­si­vas e influ­en­cia políti­ca” para ase­gu­rar su posi­ción monopolís­ti­ca. Actual­mente se entiende que el emba­jador hacía exac­ta­mente aque­l­lo de lo que acus­a­ba a Telekom, pero a favor de SSB. El telegra­ma data del 1º de junio de 2007. El 27 de junio se anun­cia­ba la históri­ca fir­ma del primer LBO en Ser­bia: la com­pra de SBB por Mid Europa Part­ners.

El suce­sor de Polt, Cameron Munter, prosigu­ió su car­rera post­diplomáti­ca en Mid Europa como con­se­jero de SBB–Telemecha durante las nego­cia­ciones con Petraeus en 2013. El pre­de­ce­sor de Polt, el famoso William Mont­gomery, el primero que fue nom­bra­do después de la inter­ven­ción de la OTAN en 1999 y de la rev­olu­ción de col­ores del 5 de octubre de 2000, el cual ejer­cía su influ­en­cia a la man­era de un procón­sul impe­r­i­al, era socio com­er­cial de Brent Sadler. Este últi­mo, cor­re­spon­sal de la CNN en Bel­gra­do en la época de los bom­bardeos, es actual­mente pres­i­dente de la CNN en Europa del Este.

Enemigos convertidos en compañeros

El gabi­nete de aseso­ramien­to Mont­gomery Sadler Mat­ic & Asso­ciates (MSM & Asso­ciates) reunía a un trío increíble: el exem­ba­jador y el expe­ri­odista norteam­er­i­cano se hicieron com­pañeros de Goran Mar­ic, min­istro fed­er­al yugosla­vo de Infor­ma­ción en 1998 y 1999. Su homól­o­go ser­bio en el mis­mo peri­o­do era el actu­al pres­i­dente de Ser­bia Alek­san­da Vucic.

Inmedi­ata­mente antes de los bom­bardeos, Mat­ic crit­i­ca­ba a los medios de comu­ni­cación al ser­vi­cio de los amos extran­jeros: “la situación es muy clara: el propi­etario paga, el propi­etario pide la difusión de cier­tas infor­ma­ciones”. Cuan­do la OTAN atacó, fue él quien declaró a la CNN: “Esta­mos dis­puestos a com­bat­ir al agre­sor”. Cuan­do fue bom­bardea­da la Radiotele­visión de Ser­bia el 23 de abril de 1999, cau­san­do 16 muer­tos, la BBC le atribuía ests pal­abras: “Es un mon­stru­oso crimen sin prece­dentes en la his­to­ria”. En el informe menos pro­li­jo de su futuro com­pañero Sadler en la CNN, estas pal­abras quedarán reduci­das a dos pal­abras: “acto crim­i­nal”. El 3 de mayo, jor­na­da mundi­al de la lib­er­tad de pren­sa, la OTAN arrasó otra tele­visión, la Radiotele­visión de Novi Sad. Des­de entonces ambos exmin­istros dieron un vuel­co total respec­to a su antiguo ene­mi­go, sien­do par­tic­u­lar­mente espec­tac­u­lar el vuel­co dado por Vucic. Su par­tido con­trató por lo demás a Mont­gomery como con­se­jero y, una vez en el poder, su gob­ier­no hizo lo mis­mo con Tony Blair, cuan­do en 1999 estas mis­mas per­son­al­i­dades lo trata­ban de bes­tia negra. Tam­bién en 2005 Vucic escribió un artícu­lo favor­able respec­to a una mono­grafía ele­gan­te­mente tit­u­la­da La mari­cona ingle­sa de Tony Blair (sic). El exna­cional­ista mantiene tam­bién una estrecha amis­tad con otros pro­tag­o­nistas de la agre­sión con­tra su país, Ger­hard Schroed­er y Bill Clin­ton.

Los generales inversionistas

En cuan­to a Patreus, luce una medal­la de la OTAN para la exYu­goslavia. En 1999 par­ticipó como lugarte­niente del gen­er­al Hugh Shel­ton, jefe del Esta­do May­or de los ejérci­tos esta­dounidens­es, en la plan­i­fi­cación y la coor­di­nación de los bom­bardeos. Antes de volver como inver­sion­ista, Petraeus ya esta­ba pre­sente en la región en 2001–2002 como jefe adjun­to del Esta­do May­or de la fuerza de esta­bi­lización (SFOR) de la OTAN en Bonia-Herze­gov­ina, y como coman­dante adjun­to de una unidad clan­des­ti­na con­trater­ror­ista encar­ga­da de cap­turar a los ser­bios bus­ca­dos por La Haya, antes de que el 11 de sep­tiem­bre per­tur­bara la situación al trans­for­mar a los ali­a­dos yihadis­tas en ene­mi­gos supre­mos. “Ahí fue donde se trazó su evolu­ción futu­ra”, afir­ma Fred Kaplan en su biografía The Insur­gents: David Petraeus and the Plot todo Change the Amer­i­can Way of War (2013, p. 65).

Su cole­ga con cua­tros estrel­las, Wes­ley Clark, coman­dante jefe de la OTAN durante los bom­bardeos de Yugoslavia, tam­bién ha pasa­do al mun­do de la gran empre­sa (como Odier­no, McChrys­tal o Mullen. Recordemos que des­de 1961, Eisen­how­er había lan­za­do adver­ten­cias con­tra el com­ple­jo mil­i­taro-indus­tri­al). West­ley Clark pre­side el grupo cana­di­ense Envid­i­ty Ener­gy Inc., que nego­cia, en medio de mil con­tro­ver­sias, la explotación de muy impor­tantes yacimien­tos de car­bón del Koso­vo “lib­er­a­do” por sus tropas. Aunque a escon­di­das, Petraeus era el prin­ci­pal nego­ci­ador del fon­do KKIR en la read­quisi­ción de Unit­ed Group en 2013. Se reunió varias veces con el primer min­istro ser­bio Alek­san­dar Vucic, tan­to públi­ca como pri­vada­mente.

Los millones de Soros o cómo subir vertiginosamente

El telegra­ma de Wik­ileaks tam­bién hace ref­er­en­cia a un momen­to esen­cial en la ascen­sión de Unit­ed Group. En 2002, la pequeña start-up de Solak dis­pu­so de una opor­tu­nidad abso­lu­ta­mente extra­or­di­nar­ia. Con­sigu­ió atraer una inver­sión de 10 mil­lones de dólares de South­east­ern Europe Equi­ty Fund (SEEF). El gestor del fon­do era el Soros Invest­ment Cap­i­tal Man­age­ment, ulte­ri­or­mente nom­bra­do Bed­min­ster Cap­i­tal Man­age­ment, fun­da­do por George Soros.

Este mul­ti­mil­lonario activista com­parte con Kravis (del fon­do KKR) algunos ras­gos acci­den­tales, como un chalet a oril­las del Arlán­ti­co, en donde ambos son veci­nos, o ras­gos menos acci­den­tales, como la pasión por colec­cionar oper­ado­ras de cable bal­cáni­cas.

Fue a par­tir de la inver­sión de Soros cuan­do empezó el crec­imien­to expo­nen­cial de SBB y su ver­tig­i­nosa inmer­sión en los opa­cos mean­dros de las finan­zas inter­na­cionales. Después de Soros, el rele­vo fue toma­do por el Ban­do Europeo para la Recon­struc­ción y el Desar­rol­lo (BERD), que invir­tió 15 mil­lones en 2004. Este ban­co “europeo”, cuyo prin­ci­pal accionista son los Esta­dos Unidos, se man­ten­drá como copropi­etario y coin­ver­sion­ista de Unit­ed Group has­ta aho­ra, a finales de 2017.

El fon­do de Soros se diver­si­fi­cará en SEEF I y II, que fig­u­rarán al mis­mo tiem­po como com­prador y vende­dor en la read­quisi­ción de SBB en 2007 por Mid Europa. En 2014, esta sociedad pri­va­da de inver­siones dirigi­da por antigu­os altos fun­cionar­ios del Ban­co Mundi­al y del FMI se vana­glo­ri­a­ba de haber trip­li­ca­do sus inver­siones gra­cias a la exor­bi­tante suma paga­da por KKR.

A George Soros (cuyo apel­li­do orig­i­nal es Schwartz) su padre esper­an­tista le cam­bió su apel­li­do. La pal­abra “soros” sig­nifi­caría en este idioma “subiré ver­tig­i­nosa­mente”: un buen augu­rio para el pequeño Györ­gy, así como para la start-up Solak a la que apoyó tan pre­vi­so­ra­mente.

Pero ¿quién ayudó a Soros al comien­zo de su car­rera? La inver­sión ini­cial para su start-up Dou­ble Eagle Fund, nom­bra­da ulte­ri­or­mente Quan­tum Fund, fue pro­por­ciona­da por Georges Karl­weiss de la Banque Privée, S. A. de Lugano, propiedad del barón Edmont de Roth­schild (véase el artícu­lo suprim­i­do del Wash­ing­ton Times). Según el Time Mag­a­zine, “pron­to los Roth­schild y otros ricos europeos invirtieron otros 6 mil­lones de dólares”. Así es fácil subir ver­tig­i­nosa­mente, como el futuro lo pro­bará.

Pródigas inversiones en deficitarios medios de comunicación

Has­ta los financieros sin fe ni ley obe­de­cen a una sacrosan­ta ley: hac­er ben­efi­cios. Aho­ra bien, no apun­ta por ningún sitio el retorno de inver­sión de KKR en los medios de comu­ni­cación de los Bal­canes. El sec­tor exper­i­men­ta tan­tas difi­cul­tades que inclu­so las mejores adquisi­ciones como SBB en Ser­bia y Nova TV en Croa­cia no paran de gener­ar pér­di­das.

En el caso de SBB, la astronómi­ca inver­sión de KKR en 2013 no mejoró la situación. Por el con­trario, los informes anules de que se dispone indi­can un con­stante aumen­to de las pér­di­das. En mil­lones de euros: 33M en 2010, equi­lib­rio en 2011, luego 10,5M de pér­di­das en 2012 y 1,4M en 2013. Por últi­mo, 29M en 2014, 33M en 2015 y 35M en 2016. Como se ve, el año 2016 bate todos los récords con trein­ta y cin­co mil­lones de pér­di­das.

¿La expli­cación? Al com­prar medios de comu­ni­cación, Petraeus com­pra­ba influ­en­cia. Se plantea por tan­to la sigu­iente pre­gun­ta: ¿qué tipo de inver­sion­ista se quedaría con­tento cuan­do su fon­do le explicara: “Ya no ten­emos ni los mil mil­lones que invir­tió ust­ed, ni el per­fil que prome­ti­mos, pero hemos gana­do influ­en­cia mediáti­ca en Europa del Este”? Resul­ta difí­cil imag­i­nar que tal expli­cación pud­iese com­plac­er a jubi­la­dos del fon­do de pen­sión de Oregón. En cam­bio, más de un cono­ci­do de Petraeus en Bilder­berg se podría con­tentar con tal jus­ti­fi­cación.

Otra expli­cación: se habrían hin­cha­do los gas­tos para poder declarar pér­di­das que en real­i­dad no exis­ten. Gra­cias a su bal­ance neg­a­ti­vo, SBB no ha paga­do ni un cén­ti­mo de impuestos durante años, y ello a pesar de unos ingre­sos de 170 mil­lones de euros tan sólo en 2016. Los daños para el pre­supuesto nacional ser­bio podrían alcan­zar las ocho cifras en euros.

El Estado no se mete en sus negocios

Los grandes perde­dores de este tur­bio esque­ma son en primer lugar los ciu­dadanos, que son los prin­ci­pales creadores de la riqueza que Unit­ed Group desvía a los paraí­sos fis­cales, los cuales ciu­dadanos sí pagan sus impuestos. Está por otra parte la com­pe­ten­cia, que no tiene ningu­na posi­bil­i­dad de rivalizar con el priv­i­le­gia­do peso pesa­do del mer­ca­do, con su fuerza financiera, su fis­cal­i­dad cero, su cartelización trans­fonter­i­za y su pro­gra­mación CNN; y por últi­mo, los Esta­dos, que renun­cian a percibir los impuestos. Y ya no hable­mos de su obligación de pro­te­ger tan­to la libre com­pe­ten­cia como a los ciu­dadanos.

Los Esta­dos serían los más indi­ca­dos para inspec­cionar las activi­dades de KKR. Sólo ellos podrían san­cionar las prác­ti­cas ile­gales y llenar las lagu­nas leg­isla­ti­vas.

En cam­bio, los Esta­dos deci­dieron taparse los ojos. A día de hoy, las úni­cas rev­ela­ciones sobre el impe­rio mediáti­co de KKR han sido efec­tu­adas por organ­is­mos e indi­vid­u­os del ámbito no guber­na­men­tal. Respec­to a los cam­bios leg­isla­tivos, no han hecho otra cosa que ampli­ar las lagu­nas, como lo indi­ca el informe de South East Euro­pean Media Obser­va­to­ry que lle­va el explíc­i­to títu­lo de “Las grandes poten­cias han adap­ta­do la leg­is­lación ser­bia sobre los medios de comu­ni­cación a las necesi­dades de la ‘CNN bal­cáni­ca’ “.

La Unión Europea como grupo de presión

En 2014, el Esta­dos ser­bio y KKR parecían encam­i­na­dos a afrontarse. KKR pre­veía el lan­za­mien­to de su nue­va cade­na N1 TV en su red SBB Telemach, den­tro de su prin­ci­pal sociedad Unit­ed Group. Al mis­mo tiem­po, el gob­ier­no pub­licó sus proyec­tos leg­isla­tivos sobre los medios de comu­ni­cación. Aho­ra bien, lo uno excluía lo otro, pues las leyes pro­híben a un dis­tribuidor ser tam­bién creador de con­tenido. La pro­hibi­ción parece lóg­i­ca: el dis­tribuidor favorece a sus cade­nas en detri­men­to de la com­pe­ten­cia. Algunos años atrás el mis­mo prin­ci­pio había sido impuesto por la UE a la tele­visión públi­ca RTS, que tuvo que renun­ciar a su red de dis­tribu­ción. Sin embar­go, esta vez el cri­te­rio de Bruse­las será el opuesto, o más exac­ta­mente se verá inver­tido por el lob­by del Ban­co Europeo para la Recon­struc­ción y el Desar­rol­lo (copropi­etario de Unit­ed Group) y del gabi­nete Gide Loyrette Nouel con­trata­do para dicho asun­to. Después de un nue­vo encuen­tro con Petraeus, el primer min­istro ser­bio zan­jó solem­ne­mente la cuestión: la N1 es bien­veni­da a Ser­bia. El Esta­do dim­i­tió entonces de sus fun­ciones.

Es el nue­vo tex­to de ley dic­ta­do por los ban­queros y los abo­ga­dos a través de la admin­is­tración bruse­lense, y no el tex­to orig­i­nal surgi­do de un pro­ce­so elec­toral y par­tic­i­pa­ti­vo, el que se apro­bará en agos­to de 2014. El pueblo sale de la esce­na y entra la oli­gar­quía financiera transna­cional, la cual le tuerce el bra­zo a una asam­blea qui ni siquiera pien­sa en defend­er­se.

Epíl­o­go: N1TV fue lan­za­da des­de octubre de 2014. En mar­zo de 2017, la oper­ado­ra de cable SBB sacó a la tele­visión más vista, la cade­na públi­ca RTS1, del primer puesto que ocu­pa­ba en la clasi­fi­cación de las cade­nas. Su lugar, incues­tion­a­do des­de los comien­zos de la tele­visión, se lo da a N1 TV.

¿Influencia el propietario a sus medios de comunicación?

Cuan­do la OTAN bom­bardeó la RTS en 1999, su argu­men­to se basó en la idea de que una tele­visión emite nece­sari­a­mente la pro­pa­gan­da de su propi­etario. Como este propi­etario era el Esta­do ene­mi­go, y como la pro­pa­gan­da forma­ba parte de la guer­ra, la OTAN con­cluyó que la tele­visión era un arma de guer­ra y, por tan­to, un legí­ti­mo obje­ti­vo de sus ataques.

Tam­bién N1 tiene propi­etar­ios. Inclu­so hay un gen­er­al que estu­vo com­pro­meti­do en la mis­ma guer­ra. En cuan­to a la pro­pa­gan­da, sus comu­ni­ca­dos respec­to al cam­bio de la numeración daban ejem­p­los esco­lares de manip­u­lación. El títu­lo “Cre­ciente pre­sión políti­ca para bajar N1 en la red SBB” (N1, 2017) da a enten­der que la cade­na de KKR se ve des­fa­vore­ci­da, cuan­do en real­i­dad es mima­da. N1 tam­bién se con­vierte en campe­ona del bulo en mate­ria de cál­cu­los. En 2016, sus infor­ma­ciones cuadrip­li­caron la par­tic­i­pación en una man­i­festación apoy­a­da por ONGs amer­i­canas, mien­tras que fue divi­di­do por trein­ta (sic) el número de man­i­fes­tantes antiOTAN. En las elec­ciones pres­i­den­ciales ser­bias de 2017, la tele­visión se con­vir­tió en cen­tro infor­ma­ti­vo de deter­mi­na­dos can­didatos, mien­tras que otros fueron sim­ple­mente omi­ti­dos.

Guerrero de las percepciones

La defen­es­tración de la democ­ra­cia por parte de KKR a favor de su “CNN bal­cáni­ca” será expli­ca­da por Petraeus en tér­mi­nos de “desar­rol­lo de los val­ores democráti­cos”. Fue la úni­ca vez en que un jefe de N1 se explicó sobre N1, cosa que hizo exclu­si­va­mente ante los peri­odis­tas de N1. No le tem­bló la voz al resaltar su obje­tivi­dad y su inde­pen­den­cia.

Si tales declara­ciones se hal­lan en las antípo­das de la real­i­dad, es porque ahí nos volve­mos a encon­trar con el espe­cial­ista de las guer­ras de per­cep­ción.

En real­i­dad, nada es más impor­tante en las cues­tiones inter­na­cionales que las rep­re­senta­ciones históri­c­as y las per­cep­ciones que los hom­bres se hacen en sus cabezas.” Esta frase abre el primer artícu­lo académi­co de Petraeus en 1986, así como su tesis doc­tor­al, leí­da el año sigu­iente en Prince­ton. Des­de entonces, el mil­i­tar-sabio se ha con­ver­tido en campeón de una reori­entación del ejérci­to esta­dounidense. Lo pri­or­i­tario debería pasar de la guer­ra con­ven­cional a la con­train­sur­rec­ción, bajo el lema de “ganar los cora­zones y los espíri­tus”. En 2006 expu­so su doc­t­ri­na en un man­u­al mil­i­tar que se hizo famoso (FM3-24 Coun­terin­sur­gency). Irak y Afgan­istán serán los lab­o­ra­to­rios en los que apli­cará su teoría al asumir el man­do supre­mo entre 2007 y 2011. Una vez cumpl­i­da su mis­ión, ya pudo dejar el ejérci­to al que rev­olu­cionó después de una car­rera muy bien dis­eña­da. Cadete de West Point, corte­ja a la hija del teniente gen­er­al. Luego sigue avan­zan­do a la som­bra de los coman­dantes Galvin, Vuono y Shel­ton. Antes del escán­da­lo de carác­ter sex­u­al de 2012, se puso a bien con los medios de comu­ni­cación, los cuales le dedi­caron artícu­los muy elo­giosos (amable­mente denom­i­na­dos “fela­ciones” en la jer­ga peri­odís­ti­ca amer­i­cana). Su encan­to sólo encon­tró algunos detrac­tores, como el almi­rante Fal­lon, que lo habría trata­do de un “sin­vergüen­za lamecu­los”.

Conquistar los corazones y los espíritus

Cor­re­spon­sal epis­to­lar con el gen­er­al Mar­cel Bigeard y ávi­do lec­tor de Cen­tu­ri­ons, de Jean Larteguy, Petraeus admite gus­toso sus influ­en­cias france­sas, espe­cial­mente la del teóri­co David Galu­la. Ello no le impi­de a un com­pañero de armas francés, el gen­er­al Mau­rice Dru­art, denun­ciar su divisa “ganar el corazón y los espíri­tus” como “un planteamien­to de mer­chan­dis­ing opre­si­vo sobre la población” (ver el exce­lente estu­dio del ejérci­to francés Ganar los cora­zones y los espíri­tus, CDEF, 2010, p. 57).

El ver­dadero sen­ti­do de esta expre­sión es definido por el man­u­al FM 3–24 de la sigu­iente man­era: “Cora­zones” sig­nifi­ca per­suadir a la población de que su prin­ci­pal interés estri­ba en el tri­un­fo de la con­train­sur­rec­ción. “Espíri­tus” sig­nifi­ca con­vencer a la población de que la fuerza puede pro­te­ger­los y que la resisten­cia es inútil. Sub­rayemos que carece de impor­tan­cia la sim­patía de la población por las tropas de ocu­pación. Lo que cuen­ta no es la emo­ción, sino el cál­cu­lo basa­do en el interés. La sec­ción “Los medios de comu­ni­cación y la batal­la de las per­cep­ciones” ofrece pre­cep­tos casi orwelianos: “Escoged con cuida­do las pal­abras (…). Por ejem­p­lo, la fuerza de con­train­sur­rec­ción, ¿con­sti­tuye una fuerza lib­er­ado­ra u ocu­pante?”.

Exper­to en este tipo de doble pen­samien­to, Petraeus per­siste en hablar de “vic­to­ria” en Irak, pese a que la inter­ven­ción con­sti­tuyó una fla­grante catástrofe: la región se hal­la sum­i­da en el caos, los motivos que se invo­caron para inter­venir han resul­ta­do ser fal­sos y no se han alcan­za­do los obje­tivos prop­uestos. En la real­i­dad, el mod­e­lo Petraeus de con­train­sur­rec­ción aso­cia una gran manip­u­lación y una gran vio­len­cia: guer­ra civ­il, bom­bardeos aére­os, inter­ven­ciones noc­tur­nas, ataques de drones, tor­tu­ra. Esta real­i­dad emerge difí­cil­mente en los medios de comu­ni­cación que pare­cen obe­de­cer, tam­bién ellos, al man­u­al de Petraeus (sec­ción “Explotar una nar­ración úni­ca”).

El año 1986 fue un año cru­cial para Petraeus: se hizo teóri­co de la con­train­sur­rec­ción, miem­bro del Coun­cil on For­eign Rela­tions, al tiem­po que conocía a James Steele, un vet­er­a­no del pro­gra­ma Fénix en Viet­nam. En comu­ni­cación direc­ta con Petraeus, Steele for­mará a los escuadrones de la muerte y cen­tros de tor­tu­ra en Irak.

Espionaje y manipulaciones en Internet

En 2010, Petraeus con­trató el primer ejérci­to de trolls en Inter­net (“La operación de espi­ona­je esta­dounidense manip­u­la las redes sociales”, Guardian, 2011). Su cen­tro direc­ti­vo CENTCOM lanzó un con­cur­so para un soft­ware de gestión de iden­ti­dades on line que per­mi­tiría a 50 usuar­ios usar 500 cuen­tas fal­sas (son­ck-pup­pets) “sin temor de ser des­cu­bier­tos por sofisti­ca­dos adver­sar­ios”.

Algunos años más tarde, prác­ti­cas idén­ti­cas efec­tu­adas por Rusia son ata­cadas dura­mente por numerosos peri­odis­tas, pero omi­tién­dose sis­temáti­ca­mente el ejem­p­lo norteam­er­i­cano que fue el que insti­tuyó tales prác­ti­cas. Así un artícu­lo del Obs-Rue 89 enu­mera cin­co país­es impli­ca­dos omi­tien­do en dicha lista a Esta­dos Unidos.

El mil­i­tar que es Petraeus com­prende muy bien que las tec­nologías de infor­ma­ción son indis­pens­ables para las opera­ciones de inteligen­cia. Jefe de la CIA, advierte: “se os espi­ará a través de vue­stro lavava­jil­las” (Wired, 2012). Como mag­nate de los medios de comu­ni­cación sigue tan beli­coso como siem­pre: “El cibere­s­pea­cio es un cam­po de guer­ra total­mente nue­vo” (BBC, 2017). Mili­ta sobre todo a favor de un con­trol cre­ciente de Inter­net.

El con­trol masi­vo de Inter­net por parte de los ser­vi­cios de inteligen­cia angloamer­i­canos, rev­e­la­do por Edward Snow­den, pasa a ser de ple­na actu­al­i­dad en el momen­to en que Petraeus dirige la CIA. Fig­u­ran proyec­tos como PRISM, que per­mite acced­er direc­ta­mente a los servi­dores de los gigantes Google, Face­book, Apple, Microsoft y otros; o Mus­cu­lar et Tem­po­ra, que infil­tran direc­ta­mente los cables de fibra ópti­ca.

En los Bal­canes, una gran parte del trá­fi­co Inter­net se real­iza a través de los provee­dores com­pra­dos por Petraeus. Un estu­dio ser­bio sobre las “infraestruc­turas invis­i­bles” ha estable­ci­do que todo el trá­fi­co con­ducía a un úni­co pun­to: “Si se desea exam­i­nar, fil­trar o con­ser­var todo el trá­fi­co nacional que tran­si­ta por la red de SBB, esto es algo que se puede hac­er uti­lizan­do tan sólo este úni­co pun­to”. Sucede que este pun­to está en poder de KKR.

¿Para qué infil­trar, si se puede poseer?

Dinero público y dinero privado

Las guer­ras de Petraeus rep­re­sen­tan costes con­sid­er­ables no sólo en tér­mi­nos de vidas humanas, sino tam­bién para los con­tribuyentes. Estos costes no se esti­man en miles de mil­lones, sino en bil­lones de dólares. ¡Algo nun­ca vis­to! Sumas sin prece­dentes han acaba­do asimis­mo en las manos de las empre­sas pri­vadas (“Sub­con­tratis­tas pri­va­dos se hacen con 138.000 mil­lones de dólares de la guer­ra en Irak”, Finan­cial Times, 2013) para ser­vi­cios civiles (Hal­libur­ton KBR), pero tam­bién mil­itares (Black­wa­ter) o de inteligen­cia (Bell Pot­tinger). La guer­ra se ha pri­va­ti­za­do, de donde la sec­ción “Multi­na­cional y sucon­tratis­tas” en el man­u­al de Petraeus. Coman­dante jefe, Petraeus ya disponía de colos­ales sumas y trata­ba direc­ta­mente con las empre­sas pri­vadas. Pero ¿quién man­da ver­dadera­mente cuan­do la prin­ci­pal fuerza mil­i­tar se sobreen­deu­da para pagar sus guer­ras: el coman­dante o el financiero?

Conclusión: del ejército a las finanzas, una promoción

Toda su vida, Petraeus ha desar­rol­la­do su car­rera corte­jan­do al poder mejor situ­a­do. Su paso des­de las cum­bres del ejérci­to y de los ser­vi­cios de inteligen­cia has­ta las finan­zas se suele con­sid­er­ar como una especie de retiro o de dimisión. Más bien habría que ver­lo como una pro­mo­ción.

La car­rera de David How­ell Petraeus sigue la mis­ma línea ascen­dente y el mis­mo hilo con­duc­tor: la manip­u­lación de las per­cep­ciones. Su caso ilus­tra un cam­bio rad­i­cal del mun­do de la infor­ma­ción. Antes de él, nadie podía imag­i­narse que un antiguo jefe de los ser­vi­cios de inteligen­cia estu­viera al frente de los medios de comu­ni­cación de un país que había con­tribui­do a destru­ir. Gen­er­al ene­mi­go, jefe de los ser­vi­cios secre­tos y espe­cial­ista de la pro­pa­gan­da, se impone en los medios de comu­ni­cación de la nación agre­di­da, so pre­tex­to de garan­ti­zar en la mis­ma una infor­ma­ción obje­ti­va: ¡menu­da haz­a­ña! Pero nada les choca a los cora­zones y a los espíri­tus con­quis­ta­dos.

Crédit pho­to : Dar­ren Liv­ingston via Wiki­me­dia (cc)

Sur le même sujet

Related Posts

None found

Les réseaux Soros
et la "société ouverte" :
un dossier exclusif

Tout le monde parle des réseaux de George Soros, cet influent Américain d’origine hongroise qui consacre chaque année un milliard de dollars pour étendre la mondialisation libérale libertaire.

En effet, derrière un discours "philanthropique" se cache une entreprise à l'agenda et aux objectifs politiques bien précis. Mais quelle est l’étendue de ce réseau ?

Pour recevoir notre dossier rejoignez nos donateurs (avec un reçu fiscal de 66% de votre don).

Derniers portraits ajoutés

Sonia Devillers

PORTRAIT — Née le 31 jan­vi­er 1975, Sonia Dev­illers est la fille de l’architecte Chris­t­ian Dev­illers. Jour­nal­iste sur France Inter, anci­enne du Figaro, elle s’occupe de cul­ture et des médias sur le ser­vice pub­lic et est en même temps la voix de la bobosphère, tou­jours prête à pour­fendre les « fachos » de Valeurs Actuelles et à offrir un refuge com­plaisant à Aude Lancelin, patronne d’un Média en pleine tour­mente.

Laurent Ruquier

PORTRAIT — Lau­rent Ruquier est né le 24 févri­er 1963 au Havre (Seine-Mar­itime). Tour à tour ani­ma­teur, présen­ta­teur, humoriste, pro­duc­teur et directeur de théâtre, Lau­rent Ruquier est omniprésent dans le Paysage audio­vi­suel français (PAF).

Michel Denisot

PORTRAIT — Michel Denisot est né en avril 1945 à Buzançais en Indre, il est jour­nal­iste, pro­duc­teur et ani­ma­teur de télévi­sion, il a égale­ment été prési­dent de deux clubs de foot­ball français.

Laetitia Avia

PORTRAIT — Laeti­tia Avia : « Kara­ba la sor­cière, pourquoi es-tu si méchante ? » Née en 1985 à Livry-Gar­gan de par­ents togo­lais, Laëti­tia Avia a con­nu le par­cours qui fait l’orgueil d’une République s’efforçant pénible­ment de main­tenir un sem­blant d’apparences méri­to­cra­tiques.

Patrick Drahi

PORTRAIT — À la tête d’un empire économique colos­sal, Patrick Drahi a com­mencé à s’intéresser aux médias à par­tir des années 2000, rachetant Libéra­tion, L’Express, L’Expansion, Stu­dio Ciné Live, Lire, Mieux vivre votre argent, Clas­si­ca, etc., avant de lorgn­er vers le groupe Nex­tRa­dioTV.